¿Es posible el slow fashion en Argentina?

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp

La filosofía Slow Fashion o moda lenta es lo contrario Fast Fashion. Este último concepto engloba no sólo los términos de la industria fashionista de la producción en serie y el bajo costo de las prendas. También el comportamiento de los consumidores de este tipo de moda desechable, pasajera, accesible, que sólo dura una temporada y luego pasa al olvido en los placares. 

Por lo contrario, la moda lenta se trata de un movimiento concienciado que cada vez cuenta con más seguidores. No es una tendencia de temporada, sino más bien una filosofía de consumo responsable de ropa. El movimiento mentaliza y educa a las personas sobre el impacto de las prendas de en el medio ambiente, el agotamiento de recursos y el impacto de la industria textil en la sociedad. El movimiento slow fashion rechaza todo lo producido en cadena y promueve los productos de calidad y no perecederos en poco tiempo.  

Los consumidores se preocupan cada vez más por conocer el origen de la ropa que compran: dónde están fabricadas, con qué materiales, por quién. El comprador se está interesando en el proceso completo desde que la prenda se diseña hasta que la compra.

Hoy en Argentina el consumo consciente está recién despertando, y marcas como Ay Not Dead comenzaron con ciertas iniciativas, como sacar una línea de jeans de algodón orgánico donde al parecer en los procesos de producción no se utiliza calor para teñir las prendas esto reduce el uso de agua hasta un 60% , ahorra energía y logra un acabado más parejo y limpio del denim.  Pero también el costo del producto es de casi el doble que un jean no orgánico de la misma marca. 

Otro recurso que se está implementando dentro del movimiento slow fashion, es la compra de prendas de segunda mano en vintage. Acá les dejamos algunos locales que pueden visitar:

¿Dónde? Costa Rica 5758 

¿Dónde? Serrano 1496 
¿Dónde? Ciudad de la paz 2369

Me gusta pensar como medio viable el consumo de indumentaria a diseñadores que producen prenda única o con una tirada menor a 20 prendas por modelo. También a diseñadores que a partir de una prenda vintage construyen otra prenda, reciclando así textiles. 

¿Cuánto tiempo demorarán las marcas argentinas en mutar sus productos a los valores del slow fashion? ¿Es posible económicamente? Eso lo sabremos con el tiempo. Mientras podemos hacer por hacer el ejercicio que nos invita Adolfo Dominguez en su campaña.

Piensa si te queda bien. Piensa si es tu estilo. Piensa si te durará. Piensa si lo necesitás. Piensa. Luego comprá.

Foto portada: Adolfo Dominguez

Contanos que te pareció la nota

Sobre Hotel Chelsea Mag

Queremos cantarle al amor al peligro. Lanzar un proyecto propio en pleno incendio es un acto cercano al suicidio y eso nos motiva. También es un acto de rebeldía y tozudez. Es hacerle caso al instinto porque no nos sirve estar quietas y mirar la vida pasar.

Últimas noticias