Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Pink Turns Blue vuelve a la carga

Por @Nico_Bouvet

Después de un silencio extendido por casi seis años, la histórica banda Pink Turns Blue adelantó algunas canciones que formarán parte de un próximo disco, el decimosegundo de su prolífica carrera.

“Muchas gracias a todos los que están luchando por sostener una escena musical en estos tiempos de desafío”. Con ese mensaje de abril de este año, la banda alemana Pink Turns Blue anunció There must be so much more, la primera de tres canciones que la banda alemana incluirá en su disco Tainted, cuya fecha de estreno, aparentemente, será Septiembre.

Sin salirse demasiado del sonido y la atmósfera desarrollados a lo largo de su historia, la canción de Pink Turns Blue tiene potencia, con una guitarra bien al frente y un bajo gordo que sostiene, como siempre, los ánimos oscuros del postpunk. La inconfundible voz de Mic Jogwer es otro de los puntos reconocibles de un grupo que nunca llegó a la masificación pero que, sin embargo, es tenida como una banda de culto.

Lo mismo sucede con la segunda canción, So why not save the world, lanzada en junio y cuyo video, lleno de golpes bajos, es un muestrario de lo pésimo que está el mundo. En su sitio web, los alemanes acompañaron el estreno con un texto acorde a estos tiempos de soledad y ausencia de los escenarios, aunque parezca más bien el extracto de un libro de autoayuda pasado de moda: “esta canción es para la gente que no se frustra ante la difícil tarea de hacer de este mundo un lugar un poco mejor”. Más claro, imposible.

Pink Turns Blue se formó en Berlín en 1985. La agrupación llegó un poco tarde al movimiento gótico proveniente de Inglaterra, aunque es considerada por muchos como una de las primeras bandas alemanas de ese estilo. Con reminiscencias a The Cure, la primera época de The Cult y The Chameleons, su excelente primer disco, If Two World Kiss, es un trabajo inoxidable para los amantes del postpunk. Unas líneas aparte merece la guitarrera Walking on both sides, un himno para cuando tenemos ganas de romper todo. A lo largo de su trayectoria, el uso de algunos sintetizadores fue llevando a Pink Turns Blue hacia otro estilo popular por aquel entonces, el darkwave.

Y así, en un largo viaje desde mediados de la década del ochenta, llegamos a You still mean too much to me, el último adelanto por estos días, una balada mid tempo que, en sintonía con las otras canciones, habla del proceso doloroso ante un duelo.

El trío de canciones que acaba de estrenar Pink Turns Blue dialoga con la nostalgia musical de su historia y también con un presente triste pero esperanzador con respecto a mejores tiempos por venir. Como para ir calentando motores, el ahora trío anunció para octubre de este año el comienzo de su Tainted Tour, que comenzará en Alemania y seguirá, ya en abril del año que viene, por el resto de Europa y América del Norte.

Shape
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp